ver-juan-3-16

La importancia de entender el amor de Dios

“Pues Dios amó tanto al mundo que dio a su único Hijo, para que todo el que crea en él no se pierda, sino que tenga vida eterna.” Juan 3:16 (NTV)

Dios te ama tanto que envió a Jesús en una misión de amor con un mensaje de amor. La Biblia no dice que Dios da amor; dice que Dios es amor. Su naturaleza es amor; Dios es amor.

Dios creó el universo entero. Él creó este planeta; Él creó la raza humana. Entonces, Él te creó porque te ama.

Se podría decir que la razón por la que estás vivo es porque Dios te ha creado como un objeto de su amor. Dios te hizo para que Él te pudiera amar y para que tú lo pudieras amar a Él. El amor de Dios por ti es la razón por la que tu corazón está latiendo en este momento; es la razón por la que puedes respirar.

Las Buenas nuevas de Dios es que Él te ama en tus buenos días lo mismo que en tus días malos. Él te ama cuando puedes sentir su amor, y Él te ama cuando aparentemente no puedes sentir su amor. Él te ama, independientemente de que tú creas que mereces o no mereces su amor.

No hay nada que puedas hacer que haga que Dios deje de amarte. Puedes intentarlo, pero simplemente no sucederá – porque su amor por ti se basa en su carácter y no en lo que hagas o digas o sientas.

Dios te ama tanto que envió a su único Hijo, Jesús, a este mundo, “para que todo el que crea en él no se pierda, sino que tenga vida eterna.” Juan 3:16 (NTV).

Cuando Jesús extendió sus brazos tan amplio como la cruz, Él te estaba diciendo, “¡Esto es lo mucho que te amo! Te amo tanto que duele. Te amo tanto que voy a morir por ti porque no quiero vivir sin ti. “

El amor de Dios sobrepasa todo conocimiento humano, y es difícil para cualquiera de nosotros comprender cuán ancho, cuán largo, cuán alto y cuán profundo es el amor de Dios por cada uno de nosotros (Efesios 3:17-19).

Reflexiona Sobre Esto:

  • ¿Qué cosa has hecho por la que te dificulta creer que Dios te ama a pesar de eso?
  • ¿Qué tan importante crees que sea el entender el amor de Dios, especialmente en tus  días malos y difíciles?

Tomado de “Daily Hope” with Rick Warren